¿Eres adicto a Facebook?


Facebook adicto

Adicciones hay muchas. Con la expansión de Internet se han generado nuevas adicciones que afectan a miles de personas. No hablamos de ser adictos a la red en general, sino en este caso a un servicio específico como el de la red social Facebook. A continuación tenemos en cuenta algunos factores que te ayudarán a descubrir si eres adicto a esta red social.

Reconoce si tienes un problema

La adicción a las redes sociales todavía no ha sido reconocida por las principales sociedades de salud del mundo entero, pero es muy probable que no tarde demasiado en hacerlo. Es un problema que cada vez afecta a una mayor cantidad de personas y que se ha convertido en un tema preocupante. Desde el periódico Publimetro han querido compartir una lista de síntomas que evidencian que estás demasiado enganchado a Facebook y que quizá deberías tomarte en serio la idea de desconectar un poco. Por ahora quizá te lo tomas a broma, pero sería bueno que si coincides en muchos de estos síntomas, te pienses sino necesitarías un poco de ayuda.

El primer síntoma es que vivas pensando en Facebook, ni más ni menos. Si cuando haces una foto lo que estás pensando es en publicarla y compartirla, tienes un grave problema. Antes hacíamos fotos por el disfrute de hacerlas, pero no solo para compartirlas con nuestros amigos o familiares. La situación se complica en el caso de que cuando publiques las fotos estés entrando de forma continuada a Facebook para ver si alguien le ha dado a “me gusta”. No vivas dependiendo de ello, libérate de las ataduras de las redes sociales. De ocurrirte esto lo mejor es que intentes pasar un tiempo sin hacer fotos para desintoxicarte. Y luego ya irás volviendo poco a poco a ellas.

Llegamos al segundo síntoma: narrar nuestra vida en Facebook. Una cosa es publicar de ciento a viento lo que nos ocurre o lo que hacemos, porque se trata de algo interesante. Pero otra cosa es ir contándolo todo, absolutamente todo. Desde que vamos al baño hasta que nos estamos comiendo una patata frita o que vamos a la escuela. Puede ser agotador.

Tercer síntoma: lo compartes todo. Por regla general la gente “normal” comparte aquellas cosas que le gustan o que le interesan. Pero un adicto a Facebook lo comparte todo. Es como si le dieran puntos cada vez que comparte algo. Pero no, no dan puntos, ni mucho menos.

Llegamos al cuarto síntoma: analizar tu muro de forma exhaustiva una y otra vez. No importa si estás en la escuela, si estás trabajando, si te encuentras en la cama con tu pareja o de compras. Siempre estás analizando tu muro al milímetro. Miras cada mensaje que has publicado, por si tiene nuevos comentarios, analizas las respuestas de tus amigos y buscas nuevas formas de interactuar. Es obsesivo.

Como quinto síntoma se elige uno que, en realidad, se aplica a cualquier adicción online. Se trata de la manera en la que preferimos hablar desde el chat de Facebook que llamar a nuestros amigos o encontrarnos cara a cara en lo que podemos denominar como “la vida real”.

Esto empieza a ser preocupante

El sexto síntoma es bastante inquietante. ¿Eres de los que se muere por ser el primero que hace me gusta en lo que comparten tus amigos y conocidos? En ese caso cumples con este síntoma. Es la costumbre de los usuarios por tratar de ser los primeros en todos los me gustas. Creen que de esta forma van a ser mejor considerados por las personas que realizaran las publicaciones. Pero no tiene porqué ser siempre así. ¿Qué corte no? Al final vais a parecer un poco obsesivos y dar miedo a vuestros amigos.

Séptimo síntoma: los nervios. El problema de un adicto a Facebook es que tiende a creer que todos sus amigos y familiares también sufren este mismo nivel de adicción. Pero no es así. Lo cierto es que el resto del mundo no está tan obsesionado como tú y no tiene esa inmediatez. Así que el problema es que no entiendes porqué todo el mundo tarda tanto en responder. Te desesperas esperando y lo quieres todo al instante.

En el octavo síntoma está el sentir estrés por los mensajes que publicamos y compartimos. Si somos de aquellos que piensan 1000 veces y leen los mensajes repetidamente antes de darle a publicar, tienes este síntoma. Te preocupa lo que piensen las personas que lo vean.

Hasta si vas al baño estás online = noveno síntoma. Y por último y final, tienes un problema si tu vida se concentra alrededor de investigar y seguir a tus conocidos y amigos. Si no tienes otra preocupación en la vida, mucho cuidado, pide ayuda.

Vía: Publimetro


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies