La decadencia de Twitter no tiene marcha atrás


Aunque seamos usuarios fieles y entusiastas de Twitter deberíamos comenzar a hacernos a la idea de que el final se va acercando poco a poco. No hablamos de uno o dos años, sino que quizá la red social de microblogging quizá aguante incluso diez años, pero está herida de muerte. Su futuro dependerá de los planes que tengan sus creadores y de las salidas que quieran adoptar para evitar el desastre. Hoy por hoy la situación parece que ha llegado a un callejón sin salida que no será capaz de superar.

Línea plana

¿Sabéis qué ocurre cuando alguien está muy grave en el hospital y la máquina que marca su pulso muestra una línea plana? Es la confirmación de la muerte, el fallecimiento, de lo que no se puede volver salvo milagro. Dicen los expertos que Twitter se encuentra sufriendo esa línea plana y que de ella no se va a recuperar por mucho que lo intente con cambios y pequeños ajustes. Los tiempos en los que Twitter mandaba han pasado y se está viendo que el futuro de las redes sociales opta por caminos distintos cada vez llenos de más anarquía.

El problema de Twitter es que no consigue atraer a nuevo público. En los resultados del segundo periodo del año se ha visto que han tenido 328 millones de usuarios al mes. La cifra es exactamente la misma que hace tres meses. Por lo tanto, esto significa que no entra ni sale nadie de forma suficiente como para marcar la diferencia. Las cifras de nuevos usuarios se van reduciendo. Alcanzaron un importante momento en abril con 7 millones nuevos al mes, pero han ido bajando a 4 millones. En contraposición a esto Facebook sigue disfrutando de sus 2 mil millones de usuarios que son simplemente unas cifras espectaculares. La última vez que Twitter mejoró fue gracias a la polémica creada por Donald Trump y la necesidad que tuvieron muchas personas de registrarse en el servicio para ponerle a caldo. Pero este tipo de momentos no se repiten.

Las medidas no funcionan

Twitter está trabajando a la desesperada. Lo ha probado todo para ver si consigue que el barco no se hunda, pero no hay manera. Cambiaron el diseño radicalmente de la plataforma en el mes de junio, la hicieron más rápida, más agradable y fácil de utilizar. Algunos usuarios veteranos se quedaron conformes y otros criticaron el cambio. Al mismo tiempo Twitter no consiguió lo que buscaba: que más personas se interesaran por el servicio.

La empresa también ha estado acotando la presencia del bullying para intentar que no haya problemas y que nadie se sienta marginado ni excluido. Tampoco ha sido suficiente. Y se están haciendo todo tipo de cambios para que los usuarios puedan disfrutar de una experiencia más satisfactoria como en teoría ocurre en Facebook, Snapchat o Instagram. Twitter no logra de ninguna manera los resultados en los que está interesado. ¿Sería necesario tirar la toalla?

Algunos expertos creen que el público simplemente no ve la necesidad de usar Twitter porque no lo entiende o porque no le encuentra utilidad. Otras personas creen que seguir los feeds es muy difícil y que las publicaciones se entrelazan demasiado. En general a nosotros nos da la sensación de que existen muchas ideas preconcebidas sobre Twitter y que el mundo simplemente se ha cansado de pensar si le gustaría ver si son ciertas o no. Mientras tanto Facebook sigue adelante y es indudablemente una red social mucho más complicada, donde es imposible ver los feeds que te interesan y en la cual acabas viendo solo lo que Facebook quiere que veas. Es una pena.

Vía: CNET


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies