Demanda multimillonaria contra Spotify por motivos de derechos


En algún que otro momento hemos mencionado que quizá el público se ha quitado demasiado rápido la costumbre de comprar CDs de música. Porque no sabemos cómo va a terminar todo el tema de los servicios de música por streaming a la vista de que los sucesos ocurridos en los últimos años confirman que no acaba de ser un buen negocio. Y la última demanda multimillonaria recibida por Spotify ayuda a que esto se remarque cada vez más.

Una denuncia muy dolorosa

Hace poco tiempo ya hubo una demanda que hizo mucho daño a Spotify y que provocó que la empresa tuviera que pagar 43 millones por la derrota ante los tribunales. En ese momento se golpeó a la compañía por no tener las licencias adecuadas a la hora de distribuir ciertas canciones del grupo de artistas que se unió para denunciar. No sabemos cómo después de eso han seguido trabajando de la misma manera, dado que parece un riesgo exagerado para una entidad que acumula denuncias, pero lo han hecho. Y esto les ha llevado a recibir otra denuncia de similares características. Pero la nueva denuncia, que en este caso viene impuesta por Wixen Music, no solicita una cifra menor, sino una muy superior a la anterior.

Su objetivo es sacarle a Spotify nada más y nada menos que 1600 millones de dólares. Y es muy posible que se hagan con la victoria, puesto que la lista de artistas que apoyan esta denuncia incluye nombres tan importantes como los de Neil Young, Rage Against The Machine, The Beach Boys, The Doors, Weezer, Tom Petty o Janis Joplin. Encontrarte a todos esos famosos en un mismo grupo contra ti debe imponer y también, al mismo tiempo, tiene que quitar las ganas de seguir trabajando en un negocio donde las puñaladas vuelan a destajo.

Lo que solicita la empresa que ha denunciado a Spotify es que la líder del streaming musical haga el pago de 15.000 dólares por cada una de las canciones que se han distribuido sin las licencias pertinentes. A esta indemnización habrá que sumarle los costes de los tribunales, que también correrán a su cargo. Si la cantidad total es tan elevada es porque en la denuncia se han recopilado casi 11 mil canciones que están distribuidas en alrededor de 2000 grupos o músicos.

El punto de vista

Spotify tiene un difícil camino por delante porque Wixen ha encontrado una forma de atacarles y de hacer que la denuncia pueda ser viable. Han recurrido al doble copyright que existe en Estados Unidos en relación a la música. Uno de los copyright es el sonoro y este sí que lo están pagando, pero también existe un copyright que cubre la composición de la música. Desde la discográfica creen que Spotify no se puede lucrar sin correr también con el pago del copyright de la composición y es por eso que van a lucharlo a muerte. Lo que defienden desde Wixen es que ven cómo Spotify negocia con discográficas para obtener el copyright de la reproducción sonora, pero se olvida de pagar a los artistas y los editores por el trabajo que han hecho.

Hoy por hoy Spotify solo paga cuando las canciones se reproducen y lo hace bajo un copyright. Los pagos son mínimos, pero de forma acumulable generan unos beneficios que a los artistas les viene muy bien para mantener su nivel de vida y seguir trabajando. Spotify paga rangos de 0,0007 dólares por cada canción que se reproduce y teóricamente según esta denuncia tendría que estar haciendo dos de estos pagos, no solo uno.

Por otro lado, se sigue atacando a Spotify también sobre cómo la compañía está usando canciones de las que no tiene registros ni permisos. Se dice que un 21% de todas las canciones que tiene Spotify, una cifra por encima de los 5 millones de temas, no se encuentra regulado de forma adecuada. Veremos qué ocurre con Spotify a la vista de estos sucesos.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *