Problema para WhatsApp, las empresas no confían en ellas


Las empresas han entendido, no sin bastante sufrimiento por el camino, que tienen que actualizar sus métodos de contactar con los usuarios. No se pueden limitar a seguir con las mismas ideas del pasado, sino que deben progresar tal y como lo está haciendo el público. Pero ahora que WhatsApp es la tendencia líder ellas se encuentran con un obstáculo: no confían suficiente en esta conocida app propiedad de Facebook.

Datos confidenciales

Cuando una empresa inicia una comunicación con sus clientes se preocupa por la seguridad de sus datos, que siempre deben ser confidenciales. Normalmente es de agradecer para estas entidades que los datos de los usuarios/clientes con los que hablan estén almacenados en distintos servidores protegidos a lo largo y ancho del mundo. Y en el caso WhatsApp, los datos están almacenados en su totalidad en los servidores estadounidenses. Eso no es precisamente lo que les valga a las empresas, que saben que los agujeros de seguridad en WhatsApp pueden ser múltiples bajo la estructura actual con la cual almacena la información

A las empresas también les preocupa que sus empleados utilicen WhatsApp con el móvil que usan para el trabajo. El día de las doble SIM y de llevar dos teléfonos en el bolsillo ha pasado. Por eso si combinan el mismo móvil del trabajo con el uso de aplicaciones de mensajería poco seguras como WhatsApp puede dar lugar a situaciones explosivas. Y eso está ocurriendo a diario. Es parte del concepto BYOD (Bring your own device) en las empresas, a lo que se está respondiendo por parte de las aplicaciones con nuevas medidas de seguridad.

WhatsApp ha introducido el cifrado de end-to-end como una de las medidas para intentar que la seguridad sea más elevada, a lo que también ha sumado una versión para navegadores web que en muchas empresas ha sido recibida con alegría por el nivel de control que se puede tener de este software. Otra novedad reciente es la incorporación de cuentas verificadas para empresas y marcas, lo que ayudará a saber en quién se puede confiar a un nivel superior. Pero de momento no es suficiente.

Cambios necesarios

Ahora mismo WhatsApp no tiene versión premium ni nada similar, así que no se van a producir cambios en cuanto a la forma de trabajar con la aplicación. Las empresas saben que eso significa que las comunicaciones las continuará procesando la propia aplicación y lo que quiere el sector es que estas se gestionen de forma interna por ellas. Comparando WhatsApp con un canal de correo electrónico, las empresas piensan en que todo sería mejor si ellas tuvieran el circuito que conectara los terminales de todos sus empleados, dado que así mantendrían siempre la seguridad.

Bajo la situación actual WhatsApp se encuentra ante un muro en el cual hay entidades, como bancos del estilo de Deutsche Bank, que no confíen en ellos y que hayan prohibido su uso en la empresa. Pero en realidad es lo único que pueden hacer, dado que WhatsApp se trata de una app gratuita y no garantiza la privacidad entre los usuarios que la utilizan. Otra cosa es que aborden su llegada a los negocios y las empresas de una manera más sólida, dado que en ese caso los expertos apuntan a que WhatsApp tendrá que hacer cambios y ajustarse a las exigencias del mercado en términos de derechos de acceso de información y almacenamiento de datos.

La gran mayoría de empresas todavía duda de WhatsApp por este mismo motivo y cree que tiene que cambiar el estado de la app para que finalmente pueda introducirse en los negocios.

Vía: ABC


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies