¿Pueden las redes sociales provocar tu despido?


redes sociales

Mucho cuidado con lo que publicamos en las redes sociales. Son un lugar muy “público”, aunque no lo creamos y nunca sabemos quién va a ver lo que hemos publicado. Muchas personas han sido despedidas por efectos derivados de “algo” que hayan hecho en las redes sociales. Así que sí, una participación desafortunada en una red social puede llevar a tu despido.

¿Por qué me pueden despedir?

¿Qué es lo que puede producir este tipo de despido? Son muchas cosas las que ya se han usado como pretexto. Por ejemplo, que hayas hecho una broma de las que están consideradas como “de mal gusto”. A ninguna empresa le gusta que sus empleados que la representan digan ciertas cosas. Una foto que no cumpla con los estándares de educación y “elegancia” también puede ser motivo de despido.

Si dices cosas que no debes de tu trabajo o insultas a tus superiores, no te extrañes si te despiden. ¿Dónde está entonces la libertad de expresión? Es una buena pregunta que nos podemos plantear. Y es algo que ha llevado a que sean muchos los trabajadores que, para decir algo públicamente, han preferido mantener el anonimato.

Cómo no, y esto si hay un contrato de confidencialidad de por medio es algo lógico, también te pueden despedir si desvelas información confidencial sin autorización. En casos menores, porque ya se sabe que las redes sociales son, en cierto modo, como los mensajes rápidos, las faltas ortográficas también pueden derivar en despido. Pero sería rizar el rizo y digamos que solo se debería aplicar en casos en los que no podemos escribir con faltas (como si somos un profesor de lengua, por ejemplo). Si te haces notar demasiado por el motivo que sea y a tu trabajo no le gusta, nosotros te recomendaríamos que intentaras cubrirte las espaldas de alguna manera. Por lo que pudiera ocurrir.

¿Qué casos se han producido ya?

Internet se ha ocupado de dejar registrados casos de despidos producidos por redes sociales. Pero contemos con que de cada caso conocido, este representa a una mayor cantidad que no se han hecho públicos. Es posible incluso que si pensamos en nuestros círculos cercanos conozcamos a alguien que haya sido despedido por algo que dijo o hizo en las redes sociales. Para mayor relación de las víctimas de estas situaciones se ha publicado un libro titulado “So you’ve been publicity shamed” (“Así que te han avergonzado públicamente”), escrito por un periodista llamado Jon Ronson.

Justine Sacco tuvo uno de esos despidos que fueron virales. Un día, cuando estaba a punto de marcharse a Sudáfrica de viaje, publicó el siguiente mensaje “Me voy hacia África. Espero no coger el sida. Estoy bromeando, ¡soy blanca!”. Y lógicamente, el mensaje no gustó nada. Por aquel entonces, final de 2013, era la directora de comunicación de la empresa InterActiveCorp. Sus jefes, a sabiendas de lo que suponía tenerla contratada, decidieron despedirla. La explicación cuando ocurren estas cosas es la misma que hizo Sacco al afirmar que se trataba solo de una broma.

Otro testimonio válido es el de Lindsey Stone, que publicó una foto en la que parecía que se burlaba de las personas enterradas en un cementerio de Arlington. Para más inri, sobre todo conociendo el patriotismo norteamericano, el cementerio era militar. Nadie reaccionó bien a la foto y fue despedida de la ONG Life en la que trabajaba.

Los casos se amontonan. En Halloween de 2014 una americana llamada Alicia Ann Lynch tuvo la idea de disfrazarse de víctima del atentado ocurrido en la ciudad de Boston. Perdió el trabajo de manera irremediable.

Hace unos días una mujer que al día siguiente comenzaba a trabajar en una guardería dijo que odiaba tener niños cerca. Argumentó que fue una broma, pero acabó despedida de todas maneras.

Los despidos de un trabajador de la mismísima Casa Blanca por publicar información confidencial en Twitter o de un funcionario de Bolivia por cometer un falta de ortografía públicamente también han sido sonados.

Vía: La Vanguardia


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies