¿Deberíamos dejar ver YouTube Kids a nuestros hijos?


YouTube Kids no es una aplicación nueva, pero tristemente se ha puesto de gran actualidad en las últimas semanas debido a un escándalo atribuido a su algoritmo. Eso es lo que nos lleva a plantearnos si de verdad dejaríamos usar la app a nuestros niños o si deberíamos seguir descargando en sus dispositivos aplicaciones enfocadas exclusivamente a este público.

Descontrol máximo

Con YouTube siempre esperamos cualquier cosa. Tanto los youtubers como los usuarios que consumen vídeos en YouTube saben que el servicio de Google tiene unos controles de calidad horribles. Se emiten denuncias de vídeos y reclamaciones de copyright absurdas, se eliminan vídeos sin motivo bajo petición de entidades que no tienen derecho a reclamar y los que acaban saliendo escaldados son los productores de contenido. Por eso cuando entró en acción la versión del servicio para niños ya nos hicimos a la idea de que antes o después nos encontraríamos con una situación tensa. Habría algún momento en el que todo fallaría y los niños verían cosas que no deberían haber visto.

Era cuestión de tiempo que alguien tuviera una idea para saltarse los controles de YouTube Kids y engañar a sus algoritmos. Esto ha ocurrido recientemente y ha sido denunciado por una periodista cuya hija de tres años se encontró con unos vídeos de Peppa Pig un poco distintos a los oficiales.

El incidente Peppa

Lo que descubrió la periodista es que su hija estaba viendo episodios de Peppa Pig en los que las historias eran muy distintas a las que se suelen contar en su serie. Por ejemplo, veíamos a Peppa en la consulta del dentista con la presencia de una serie de imágenes muy locas, agresivas y horripilantes. El contenido no es precisamente adecuado para el consumo de los niños y lo más probable es que sean escenas tan horribles que acaben provocando pesadillas a los más pequeños.

Lo mismo que ha pasado con Peppa ha ocurrido también con los dibujos animados de otros personajes, como la Doctora Juguetes. Hay usuarios que animan sus propias versiones imitando el estilo de los programas originales para que los niños crean que son episodios propios de las series en cuestión. Esto les puede confundir y hacer que tengan sensaciones horribles y claramente es un gran problema. Han hablado de ello varios expertos y YouTube, al menos, ha reaccionado con rapidez eliminando estos vídeos de su aparición en YouTube Kids.

De todas formas, el problema es que el algoritmo informático que usa la aplicación no es perfecto y tiene carencias que hacen que este tipo de cosas se permitan. ¿Os imagináis qué podría ocurrir si en ese episodio falso de Peppa Pig el contenido no es de tipo terrorífico sino que adopta un estilo para adultos? Eso podría ser un gran susto y un posible trauma para los niños que luego tendrá consecuencias en su educación y formación. Por eso es importante que nos preguntemos si estamos dispuestos a dejar la salud de nuestros niños en manos de un algoritmo creado por YouTube. Y remarcamos lo de “creado por YouTube”, porque somos conscientes de que Google no es precisamente la más eficiente en la elaboración de este tipo de código.

Habrá que ver si en fechas próximas YouTube Kids toma medidas adicionales para asegurar que el contenido se filtra de una forma más específica y que así sepamos que no hay riesgo para los niños que entren en la app. En este sentido no sería mala idea que el abanico de usuarios que pueden publicar sus contenidos estuviera limitado a una aprobación previa, algo que haría que los vídeos fueran mucho más seguros.

Vía: ABC


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR