Instagram es la red social que más daña la salud de los jóvenes


Un nuevo estudio realizado entorno a las redes sociales ha destacado que Instagram es sin ninguna duda la más dañina para la salud mental del público joven. La investigación llega desde tierras británicas, donde un grupo de expertos de la Universidad de Cambridge y la RSPH (Royal Society of Public Health) han colaborado analizando a más de 1500 jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y los 24 años. En el estudio se han analizado multitud de redes sociales, incluyéndose entre otras Facebook, Snapchat y Twitter.

Las redes sociales y la salud

Los responsables del estudio tenían claro desde el primer momento que si utilizamos las redes sociales de una forma frecuente vamos a producir unos efectos determinados en nuestro organismo. Les preocupa la salud de los jóvenes y por eso querían pasar el uso de las redes sociales a través de diferentes cuestiones que permitieran ver hasta qué punto pueden ser negativas. Se ha podido ver que entre los problemas del uso continuado se incluye la posibilidad de sufrir soledad, ansiedad, depresión o problemas con las relaciones reales. No obstante, también se ha valorado lo positivo que puede ser una red social para que un joven sienta que forma parte de una comunidad en la que hay otras personas como él, así que todo no ha sido negativo.

Los resultados, eso sí, colocan a Instagram y Snapchat como las peores redes sociales, aquellas que más inciden de forma negativa en la salud mental de quienes las utilizan. El motivo es que estas dos plataformas concentran su uso en el concepto de la imagen, lo que puede disparar hasta niveles extremos la ansiedad que sufren los jóvenes y ese tipo de sentimiento de insuficiencia e inferioridad que tienen muchos de ellos.

En el lado positivo

En el otro lado de la balanza está YouTube, porque parece que aunque también transmita una imagen lo hace en combinación con un mensaje, una expresión, una declaración o unas palabras y esto deriva la atención de lo simplemente físico. Los resultados del estudio no son nada positivos cuando se habla en general, porque creen que entre el grupo de jóvenes que usa Internet para las redes sociales (que es un 91% del total) ha crecido la ansiedad y los niveles de depresión en un sólido 70%. También son malas para el orden del sueño de los jóvenes, que descansan peor desde que usan las redes sociales.

Por suerte, el estudio es crítico pero justo, y destaca que las redes sociales ayudan mentalmente por permitir que los jóvenes socialicen. El pensamiento principal de los responsables del estudio se concentra en dejar ver al mundo que las redes sociales no son malas en su totalidad, sino que aportan cosas positivas, por lo que una vez más todo el secreto de su buen uso se encuentra en buscar el equilibrio.

Para intentar que el uso de las redes sociales mejore se han planteado algunas propuestas por parte del equipo del estudio. Dicen que sería bueno que quienes usan las redes sociales en exceso reciban notificaciones cuando se estén pasando del tiempo recomendado. También recomiendan implementar algún sistema que pueda analizar en la red, por las publicaciones y comentarios, qué jóvenes podrían estar teniendo problemas relacionados con la salud mental. De esta forma se les podría dar apoyo y tratamiento lo antes posible. Y en último lugar se busca crear más conciencia sobre la importancia de no retocar imágenes, algo que puede afectar mucho de forma negativa a los usuarios, sobre todo si esas fotos están creadas con un objetivo dañino. Así es posible que incluso Instagram, que es la peor de todas las redes sociales para el estudio, pueda no ser tan mala en el futuro.


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *