Lo que no sabes y no es bueno de los nuevos estados de WhatsApp


Como hemos dicho muchas veces, al equipo de WhatsApp le gusta experimentar. Y algunas veces sus experimentos salen bien, mientras en otras ocasiones salen mal. Con el reciente lanzamiento de los nuevos estados de WhatsApp, de los que os hablamos hace unos días, hay sentimientos contradictorios. Son útiles, pero al mismo tiempo nos introducen en varias situaciones que no terminan de convencernos. Por eso hoy os hablaremos de todo para que sepáis qué pasa exactamente con esta nueva característica de la herramienta de mensajería número uno.

Estados efímeros

Lo que quería hacer WhatsApp con esta función era plantearle un poco de competencia derivada a Snapchat, dado que si lo miramos bien es una característica bastante similar a lo que ofrece la app. En el caso que nos ocupa podemos publicar fotos o vídeos que desaparecerán a las 24 horas del momento en el cual las hayamos compartido. De esta manera cambia la frasecita que usábamos antes para decir «estoy de viaje», la cual podíamos dejar semanas puesta, y utilizamos ese espacio para compartir archivos multimedia efímeros. Es una novedad curiosa y radical, aunque como ya mencionamos, fue algo que WhatsApp siempre tuvo en mente hacer desde el principio.

Ahora bien, hay algunas características a tener en cuenta. Lo primero es que nos tomemos este cambio de estado como algo demasiado personal. Si podemos poner un vídeo ¿estamos seguros de que no nos excederemos con el contenido del mismo? Nos explicamos. Poner una frase como «estoy de vacaciones» tiene más bien pocas lecturas y un margen de riesgo mínimo. Por mucho que lo vean los contactos, no pasaría nada y como los estados no tenían notificaciones lo más probable es que casi nadie viera tu cambio de frase. Pero los nuevos estados son públicos de base y dan margen a que publiquemos cosas que quizá no sean tan simples como una frase. Los cambios de estado llegan a todos los contactos por igual y puede ser algo bastante molesto e incómodo. Además, ¿por qué tenemos nosotros que estar al tanto de los cambios de estado de personas con las que no tenemos una relación íntima? Las firmas de seguridad ya recomiendan tener cuidado con lo que se dice y se comparte en los estados de WhatsApp, porque nunca se sabe qué podría ocurrir.

Otra cosa que preocupa son las persecuciones que pueden sufrir los jóvenes, el acoso, el bullying y otros problemas habituales de la sociedad. Sabemos que los adolescentes son muy cabezas locas y que suelen actuar sin pensar, pero publicar, por ejemplo, una foto comprometida que llegue a todos los contactos desde el estado puede ser horrible. Esto podría dar lugar a las situaciones que acabamos de mencionar y ninguna de ellas es buena.

Más problemas relacionados

Las firmas de seguridad hablan de cómo los estados de WhatsApp pueden ser un punto de infección para sufrir problemas de seguridad. Por ahora no está siendo algo demasiado explorado, pero habría que ver si los delincuentes no desarrollan nuevos sistemas que puedan infectar a través de esta manera. Es posible que se puedan aprovechar de los estados para colar virus o con el objetivo de atraer a los usuarios hacia donde quieren que toquen con sus móviles. Por ejemplo, tendríamos que ir planteándonos que un ciberdelincuente pueda tomar posesión del estado de WhatsApp de un contacto para hacer publicidad de una descarga que estaría infectada.

No olvidemos una cosa muy básica: que con la llegada de los nuevos estados lo que ha ocurrido es que los antiguos han desaparecido. Y eso no es algo que se esté aplaudiendo entre la comunidad. En realidad hay muchos usuarios decepcionados porque no quieren usar la nueva versión y se han quedado sin la antigua. No hay que descartar que WhatsApp la termine recuperando por ser una de sus señas de identidad más clásicas.

Por último, hay que recordar que el sistema permite hacer silencios y bloqueos de usuarios determinados para que no reciban las actualizaciones que realizamos. Esto seguro que nos evita más de un problema.

Vía: ABC


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *