Las patronales de autobuses contra Blablacar en España


Blablacar 1

Si Uber está enfrentada con el gremio de taxistas, en el caso de Blablacar, su principal problema, hablando de España, se encuentra en las patronales de autobuses. Fenebús, una de estas patronales, está luchando para que Blablacar lleve a cabo el cierre en España, a fin de que los usuarios ya no puedan compartir el coche gracias a esta aplicación.

La batalla entre lo tradicional y las apps de transporte está siendo constante y muy dura. Cada uno lucha por su mercado y por la supervivencia de un modelo de negocio concreto. Blablacar está gozando de un gran éxito en España y eso, al final, está pasando factura a patronales como Fenebús. Para remediar estas pérdidas, la patronal, en colaboración con Asintra, tienen la intención de denunciar a los tribunales de lo mercantil lo que está haciendo Blablacar. Si obtienen la victoria conseguirán que el juez determine que esta aplicación no se puede utilizar en España. Sus motivos son parecidos a los que hicieron que los taxistas se levantaran contra Uber.

Las cifras de pasajeros de algunas líneas de autobuses han descendido debido al éxito que está teniendo Blablacar, especialmente entre los estudiantes. La cuota de viajeros ha bajado cerca del 0,9% y se indicó en marzo de 2014 que un 0,1% se debía al uso de la aplicación, que permite que los jóvenes se pongan de acuerdo para compartir coche y ahorrar dinero. Desde Fenebús lo consideran competencia desleal y no están dispuestos a que esto siga siendo legal.

Blablacar 2

Fenebús tiene muchos argumentos para atacar a Blablacar. Indica que los conductores no tienen permiso para gestionar un transporte público y que la app no cuenta con el perfil oficial de agencia de viajes, así que no debería poder aparecer en televisión como lo hace. También apuntan a que la app tiene ánimo de lucro y que sus responsables obtienen comisiones de los viajes que hacen los usuarios. Como siempre, tendrán que defender en los tribunales una posición muy discutida, dado que normalmente para operar sin licencia solo se puede transportar a la propia persona o a sus allegados. Y queda en el aire qué es un allegado y qué es necesario para que se cumpla este término. Al final la última palabra la tendrá el juez.

Vía: Xataka


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *