Las redes Wi-Fi están en peligro y todo es un auténtico caos


Qué horror a lo que se ha montado en las últimas horas con el KRACK (Key Reinstallation AttaCK). Si no estáis al tanto de lo descubierto/ocurrido con las redes Wi-Fi quizá seáis un poco más felices que si seguís leyendo nuestra noticia. Pero moralmente y como especialistas en este tipo de información nos sentimos en la responsabilidad de hablaros de lo que ha ocurrido. Pero comencemos por el principio para no liaros demasiado sin poneros aún en contexto.

Un fallo garrafal

La sorpresa de un fallo que afecta a las conexiones Wi-Fi que se extienden a lo largo y ancho de todo el planeta la ha descubierto un investigador de esos que pasan a los libros de historia, al menos a los dedicados a este tipo de tecnología (porque seguro que el mundo no le da suficiente repercusión a sus descubrimientos, ya estamos acostumbrados). Hablamos de Mathy Banhoef, que ha descubierto un problema de seguridad que tienen las redes Wi-Fi en el protocolo WPA2 que seguro que habéis visto cuando habéis configurado vuestro router o realizado alguna conexión. Llegar a este fallo ha sido posible a través de la técnica KRACK que mencionábamos antes.

Con esta técnica el investigador se ha podido colar en las redes Wi-Fi crackeando el sistema y accediendo a la configuración de los routers que ha sometido a su ataque. Las pruebas han demostrado la eficiencia de su ataque y la complicación de la situación, dado que este mismo sistema de seguridad es el que se usa en otro tipo de entornos. Al saltarse las defensas del WPA2, que fue el sucesor de WPA y WEP, se pone en entredicho la seguridad de este tipo de tecnología. El responsable del estudio ha elaborado un informe exhaustivo en el que indica que no solo ha encontrado un problema de seguridad, sino un total de 10 vulnerabilidades que suponen un obstáculo para el uso de las redes Wi-Fi.

También recuerda que esto nos demuestra que las redes Wi-Fi, por mucho que se crea que lo resisten todo no son, ni mucho menos, seguras. “Todas son inseguras” tal y como reconoce Banhoef. Habla de que esto se puede aplicar a una red corporativa, a una doméstica o una pública, no hay red Wi-Fi que se pueda salvar de este tipo de vulnerabilidad. Al interceptar las redes WPA2 lo que puede ocurrir a los usuarios propietarios de esa red es que se pongan en peligro datos muy importantes, como la clave de seguridad de la red o la información y el tráfico que se realiza entre los distintos clientes que están unidos a ella.

Peligros importantes

Al interceptar las redes Wi-Fi las posibilidades que se ponen en manos de los hackers son demasiado cuantiosas. Estos atacantes pueden robar información y paquetes de datos, pero también tienen capacidad para robar información sensible que pueda estar vinculada a equipos conectados dentro de la misma red. El volumen de riesgo es amplio y se requiere precaución ante este tipo de problema. No son ataques que se puedan producir sin conocimientos ni habilidad de primer nivel, pero sí que los hackers expertos pueden comenzar con un ataque a la red Wi-Fi y a partir de ahí realizar estrategias adicionales que supongan más problemas para los usuarios.

¿Cómo evitarlo? La vulnerabilidad de la red Wi-Fi es inevitable, pero hay formas de protegernos cuando estamos conectados a esa red. Por ejemplo, es importante que naveguemos a través de conexiones VPN y también que entremos en páginas con sistemas https (si en ellas introducimos algún dato personal, si no hay intercambio de información cualquier web es segura). Esto evitará que perdamos datos. Los expertos apuntan a que este es uno de los incidentes más problemáticos para las redes de conexión de los últimos años.

Vía: ABC


Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *